¿Qué es la contaminación lumínica?

La contaminación lumínica es la introducción, directa o indirectamente, de luz artificial en la atmósfera terrestre. La contaminación lumínica es otra forma de contaminación atmosférica, que se produce por la dispersión de la luz artificial nocturna (LAN) en el cielo, alterando la oscuridad natural de la noche.

La contaminación lumínica entendida como  un cambio medioambiental consecuencia de la actividad humana debe también incluirse dentro de los procesos del Cambio Global del Planeta.

La contaminación lumínica altera la oscuridad natural de la noche. Existen evidencias científicas que la contaminación lumínica puede generar impactos en la biodiversidad, la calidad de vida y la salud de las personas afectando, de forma global,  al desarrollo sostenible.

¿Cómo podemos prevenir la contaminación lumínica?

Para que la iluminación exterior no tenga consecuencias perjudiciales para el medio ambiente y las personas, debe de cumplir estos requisitos.

  • Toda luz debe tener un propósito claro. 
  • Debe estar dirigida solo a donde se necesita.
  • La luz no debe ser más brillante de lo necesario.
  • La iluminación solo debe utilizarse cuando se necesita y sea útil.
  • Se recomienda el uso de luces de color más cálido, siempre que sea posible.

Aprende más sobre la contaminación lumínica en este vídeo de la iniciativa #IACUniversoEnCasa. 

EELabs: Uso sostenible de la Luz Artificial

El proyecto EELabs es tiene como objetivo maximizar la eficiencia energética de las nuevas tecnología de alumbrado -principalmente LED- a la vez que se minimiza su efecto en forma de contaminación lumínica -resplandor del cielo- en ecosistemas naturales de la Macaronesia. Para ello, profundizará en el estudio de la contaminación lumínica a través de varias redes de fotómetros que se instalarán en las islas de Tenerife, La Palma, Gran Canaria, Madeira y Corvo (Azores). Además, también instalará fotómetros en las rutas marítimas a Cabo Verde. 

EELabs propondrá actividades para que tanto la comunidad científica como la sociedad adquieran un conocimiento profundo de la luz artificial nocturna (LAN) y de los ecosistemas naturales macaronésicos. De esta manera se podrá alcanzar un crecimiento sostenible, donde el aumento de la LAN, consecuencia del desarrollo económico, no comprometa los espacios naturales por un aumento excesivo de la contaminación lumínica.